La empresa de turismo espacial Virgin Galactic realizó este sábado su último vuelo antes de una pausa de dos años en sus operaciones comerciales para desarrollar una nueva clase de naves más rentable.

«Galactic 07 está de regreso en tierra, ahora con astronautas. Nuestros pilotos, pasajeros y nave han aterrizado de manera segura en Spaceport America, Nuevo México», informó Virgin Galactic en la red social X unos minutos después del aterrizaje a las 09H41 locales (15H41 GMT).

El avión portador despegó de ese estado del suroeste de Estados Unidos a las 08H31 locales desde una pista convencional y, tras ascender durante unos 50 minutos hasta una altitud de 13.582 metros, liberó a la nave espacial acoplada en su parte inferior, llamada VSS Unity.

Unity, con dos pilotos y cuatro pasajeros, encendió su motor y aceleró verticalmente hasta alcanzar un máximo de casi 88 kilómetros de altitud, justo por encima de los 80 kilómetros que marcan el inicio del espacio, según la definición del ejército estadounidense.

Después de unos minutos, en los que los pasajeros flotaron ingrávidos y pudieron observar la curvatura de la Tierra, volvió a aterrizar deslizándose por la misma pista.

Alcanzó una velocidad máxima de Mach 2,96, casi tres veces la del sonido.

De antemano, sólo se había revelado el nombre de un pasajero: el turco Tuva Atasever, encargado por la empresa estadounidense Axiom Space de realizar varios experimentos científicos.

Según un comunicado de Virgin Galactic, llevaba sensores para recuperar datos cerebrales y dos inyectores de adrenalina para realizar observaciones en microgravedad.

La nave también transportaba experimentos de las universidades estadounidenses Purdue y Berkeley.

Fundada en 2004 por el multimillonario británico Richard Branson, Virgin Galactic solo dio a conocer inicialmente que dos pasajeros procedían de Estados Unidos y el cuarto, de Italia.

-Hasta 125 vuelos al año –

Una vez completada la misión, se supo que todos eran hombres: Andy Sadhwani, ingeniero de propulsión en SpaceX que trabajó para la NASA; Irving Izchak Pergament, promotor inmobiliario y piloto de aviones; y Giorgio Manenti, asesor de inversiones en la hotelería y la restauración, según la página web de la compañía espacial.

Este fue el segundo vuelo de la compañía en 2024 y el duodécimo en total.

Hace un año, la empresa transportó a sus primeros clientes al espacio durante la misión Galactic 01.

Michel Colglazier, director ejecutivo de la firma, dijo previamente que esta séptima misión comercial sería la última de la VSS Unity, que será reemplazada por el modelo Delta de nueva generación probablemente a partir de 2026.

Se trata de «un punto de inflexión para la empresa, ya que dedicamos todos nuestros recursos a la producción de nuestra nave espacial Delta de nueva generación», aseguró.

Ese nuevo modelo, según Virgin Galactic, podrá transportar seis pasajeros, dos más que la Unity. La empresa tiene tiene previsto construir dos de ellas inicialmente.

Más adelante, la compañía espacial espera poder realizar hasta 125 vuelos al año. Los despegues de prueba están previstos a partir de 2025.

En el mercado de los vuelos suborbitales de corta duración, Virgin compite con Blue Origin, del magnate Jeff Bezos.

la-elm/rle/dg/arm

© Agence France-Presse

(Photo by Patrick T. FALLON / AFP)

Otras artículo: Tres atributos de los TV Neo QLED de Samsung elevan la inmersión en el juego online