La Comisión Europea (brazo ejecutivo de la Unión Europea, UE) anunció este jueves haber iniciado investigaciones sobre desinformación en las redes sociales propiedad de Meta (Facebook e Instagram) y TikTok relacionada con el conflicto entre Israel y el grupo islamista Hamás.

La Comisión dijo que presentó demandas formales de informaciones adicionales a las dos empresas, una semana después de haber lanzado un procedimiento de investigación contra la red X (antes Twitter).

En el caso de Meta, la Comisión anunció que solicitó informaciones por la «diseminación y amplificación de contenido ilegal» sobre el conflicto entre Israel y Hamás.

Con relación a TikTok, demandó datos sobre los esfuerzos para evitar la diseminación de «contenido violento o de carácter terrorista y discurso de odio», así como las medidas diseñadas para proteger a los menores de edad.

Meta y TikTok tienen plazo hasta el 25 de octubre para responder a las demandas de la Comisión, y hasta el 8 de noviembre para presentar informaciones más específicas.

Un portavoz de Meta aseguró este jueves que «nuestros equipos trabajan 24 horas al día para garantizar la seguridad de nuestras plataformas, y tomar medidas sobre contenidos».

Igualmente, un portavoz de TikTok aseguró que la plataforma (de propiedad de la firma china Bytedance) adoptó medidas urgentes después del ataque perpetrado por milicianos del grupo Hamás en Israel.

La firma, aseguró la fuente, divulgará en la «próxima semana» un informe sobre los esfuerzos desplegados para frenar la desinformación.

Meta ya había asegurado que suprimió u ocultó  con una advertencia unos 795.000 mensajes en árabe y hebreo; TikTok, en tanto, ya aseguró haber eliminado más de 500.000 videos y transmisiones en directo.

La Comisión apuntó que las investigaciones se apoyan en las obligaciones de las grandes plataformas ante la nueva Ley de Servicios Digitales (DSA, por su sigla en inglés).

Junto con la Ley de Mercados Digitales (DMA, en inglés), la DSA constituye el intento de la UE de adoptar una normativa que reglamente el funcionamiento de las grandes plataformas en el espacio europeo.

Estas dos leyes se proponen evitar la diseminación de desinformación y contenidos ilegales, y someten a las grandes plataformas a un severo código de remoción de contenidos ilegales y obligaciones de transparencia.

La semana pasada, el comisario europeo de Mercado Interno, Thierry Breton, había enviado cartas de advertencia a X, Meta, TikTok y Alphabet (Youtube), por preocupaciones sobre desinformación.

Hasta ahora, X ha adoptado una actitud públicamente más beligerante con las demandas de la UE, y su propietario Elon Musk llegó a exigir que Breton publique sus exigencias en la propia red social antes llamada Twitter.

Los responsables de X publicaron en esa misma red social una respuesta pública, en la que aseguraron haber eliminado «decenas de miles» de mensajes relacionados con los ataques de Hamás en Israel el 7 de octubre.

raz-aro/ahg/mb

© Agence France-Presse