Fraude

Abren en EEUU proceso contra Citibank por protección deficiente a clientes en internet

Abren en EEUU proceso contra Citibank por protección deficiente a clientes en internet

La fiscal general del estado de Nueva York inició el martes un proceso contra Citibank, uno de los mayores bancos estadounidenses, acusado de no proteger adecuadamente a sus clientes contra el fraude en Internet y de negarse a reembolsar a víctimas de fraudes. «Se supone que los bancos son los lugares más seguros para guardar su dinero, pero la negligencia de Citi ha permitido a los delincuentes robar millones de dólares de personas trabajadoras», fundamentó Letitia James en un comunicado. James exige al Citibank el reembolso de las sumas robadas -con el pago de intereses y oblar sanciones financieras- en los últimos seis años. La justicia de Nueva York afirmó que los delincuentes pudieron utilizar las cuentas de los clientes del banco porque la entidad «no implementó una férrea protección de datos ni barreras contra robos» para sus servicios en Internet. En ese sentido, acusó a la institución financiera de contar con «protocolos y procedimientos de seguridad laxos, sistemas de monitoreo ineficaces, no responder en tiempo real y no investigar adecuadamente los informes de fraude». También, el grupo Citi fue acusado de «explotar ilegalmente una pequeña excepción» en la legislación sobre Transferencia Electrónica de Fondos (EFTA) para negarse a reembolsar a las víctimas. El banco reaccionó inmediatamente en un comunicado: «Citi cumple con todas las leyes y regulaciones relativas a transferencias bancarias y trabaja muy duro para evitar que las amenazas afecten a nuestros clientes y ayudarlos a recuperar los fondos perdidos siempre que sea posible». elm/eb/llu/mr © Agence France-Presse

Bandas criminales de Japón reclutan delincuentes en línea

Risa Yamada creció huérfana y sufrió para encontrar un trabajo estable hasta que se encontró con una de las muchas ofertas laborales publicadas en redes sociales por bandas criminales japonesas. Contratada para hacerse pasar por agente de policía, Risa prosperó mediante llamadas telefónicas en las que sacaba cientos de miles de dólares a ancianos solitarios, ricos e ingenuos. «No pensé que algún día pudiera trabajar en un empleo normal», dijo en julio la mujer de 27 años ante un tribunal de Tokio, que terminó sentenciándola a tres años de cárcel. «Por primera vez en mi vida, me decían que era buena en algo (…) El trabajo me hizo sentir necesaria», admitió. La joven no es la única en haber sido seducida por los «yami baito» (un mercado negro de trabajos parciales) ofrecidos en la red social X y otras plataformas. En el inframundo de la criminalidad en Japón, las redes sociales ofrecen un método para contactar con cualquiera, desde adolescentes a pensionistas, dispuesto a cometer un delito para ganar dinero. En 2022, los perjuicios causados por bandas del «yami baito» y otras organizaciones de defraudadores aumentaron un 30% respecto al año anterior, llegando a 37.000 millones de yenes (unos 250 millones de dólares), el primer aumento en ocho años. – «Como un videojuego» – Los anuncios laborales del mercado negro aparecieron durante mucho tiempo en revistas o en pegatinas en baños públicos. Su proliferación en línea permite a los reclutadores «relajarse en una habitación con climatización, saborear el café y usar el celular para reunir a un grupo de ladrones», dice Noboru Hirosue, sociólogo de crímenes. Además, las plataformas en línea, especialmente las aplicaciones de mensajería encriptada como Telegram o Signal, ayudan a la banda a permanecer anónima e irrastreable. Un excontratado por estos grupos explica que su supervisor lo […]