La República Dominicana ha caído cuatro posiciones en comparación con el año anterior en el Índice Global de Innovación, ubicándose en el puesto 94 de 132 economías. A nivel regional, el país ocupa el 11º lugar entre las 19 economías de América Latina y el Caribe.

Escucharemos a Mana Maná (también conocido como Arturo López Valerio) 😀 analizar en detalle las implicaciones y cómo nos impacta este retroceso en el posicionamiento de nuestra innovación local en el entorno internacional. 

El Índice Global de Innovación (GII, por sus siglas en inglés: Global Innovation Index) es un informe anual que proporciona una visión detallada del estado de la innovación en todo el mundo. Este índice se elabora mediante la recopilación de una amplia gama de indicadores, que incluyen factores como la calidad de las instituciones, la infraestructura, la educación, la sofisticación del mercado y del negocio, y la producción de conocimiento y tecnología, entre otros. 

El GII se ha convertido en una referencia importante para evaluar el potencial de innovación de diferentes países. Los resultados del índice pueden ayudar a los gobiernos, las instituciones académicas y las empresas a entender mejor dónde se encuentran en relación con otros países en términos de capacidad para innovar. Esto a su vez puede informar las políticas y estrategias destinadas a fomentar la innovación a nivel nacional o regional.

Es relevante destacar que el índice es el resultado de una colaboración entre la Universidad de Cornell, el INSEAD y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), y cuenta con el aporte de varios expertos y organizaciones internacionales. 

La edición 2023 del Índice Mundial de Innovación pone en contexto el estado de la innovación a nivel global, mostrando a Suiza como líder indiscutible en este ámbito.

Importantes núcleos globales de tecnología y ciencia, como Tokio-Yokohama y Shenzhen-Hong Kong-Guangzhou, están emergiendo como centros de innovación, superando a las ciudades de Estados Unidos.

La República Dominicana ha caído cuatro posiciones en comparación con el año anterior en el Índice Global de Innovación, ubicándose en el puesto 94 de 132 economías. A nivel regional, el país ocupa el 11º lugar entre las 19 economías de América Latina y el Caribe.

Fortalezas y Debilidades (GII 2023)

El Índice Mundial de Innovación 2023 presenta claramente las debilidades del país y también sus fortalezas en materia de innovación, pero cayendo nuevamente en el modelo de potenciación de lo tangible en vez de desarrollar los aspectos intangibles de la innovación que deben residir en la capacidad de los ciudadanos locales para montarse en el ritmo acelerado del mundo.

Fortalezas

Eficiencia energética en relación con el PIB, Crecimiento de la productividad laboral, Formación bruta de capital, Exportaciones de bienes creativos, Facilidad para hacer negocios, Inversiones Extranjeras Directas e Importaciones de alta tecnología

Debilidades

Publicaciones científicas,Número de patentes, Alianzas estratégicas y joint ventures, Diseños industriales, Licencias de propiedad intelectual, Financiamiento para startups y Resultados en pruebas PISA

En comparación con 2022, la República Dominicana ha sufrido un declive en áreas clave como la producción de conocimiento y tecnología y la educación, a pesar de haber tenido buenos resultados en los pilares de Instituciones e Infraestructura el año anterior.

Los datos evidencian la necesidad de una revisión estratégica en la política de innovación del país. Hay que canalizar más recursos hacia la investigación, el capital humano y la infraestructura. El Índice de Innovación Global sirve como un indicador valioso para monitorear estos aspectos y debe ser utilizado para guiar tanto a los responsables de la toma de decisiones como a la sociedad civil.

Datos de Innovación de la República Dominicana (2023)

Fortalezas Analíticas:

  1. Eficiencia energética (Puesto 7): Indica una producción económica eficiente en términos de energía.
  2. Crecimiento de la Productividad Laboral (Puesto 16): Señala un mercado laboral dinámico.
  3. Formación Bruta de Capital (Puesto 20): Refleja un buen nivel de inversión en la economía.
  4. Exportación de Bienes Creativos (Puesto 21): Indica una industria creativa y cultural robusta.
  5. Exportaciones de Alta Tecnología (Puesto 53): Muestra fortaleza en industrias tecnológicamente intensivas.
  6. Películas Nacionales por Millón de Población (Puesto 46): Destaca un sector cultural próspero.

Debilidades Analíticas:

1. Artículos Científicos y Técnicos (Puesto 130): Deficiencia en la publicación de investigaciones.

2. Patentes (Puesto 126): Escasa innovación en propiedad intelectual.

3. Gasto en Software (Puesto 122): Bajo gasto en adopción tecnológica.

4. Documentos Citables H-index (Puesto 123): Impacto académico insuficiente.

5. Graduados en Ciencia e Ingeniería (Puesto 106): Carencia de habilidades técnicas.

6. Gasto en Educación (Puesto 80): Inversión insuficiente en educación.

Datos son un «Talón de Aquiles» para la innovación local

En el Índice Global de Innovación 2023, los datos relativos a la República Dominicana parecen estar desactualizados en múltiples indicadores.

Por ejemplo, la esperanza de vida escolar, la matrícula terciaria y los graduados en ciencias e ingeniería se basan en las cifras de 2017, actualizadas solo en 2020. Del mismo modo, los datos sobre la producción de electricidad y las empresas que ofrecen formación formal provienen de 2020 y 2016, respectivamente.

Este retraso en la recopilación de datos y la presentación de informes plantea preocupaciones sobre la fiabilidad y relevancia de las clasificaciones de innovación del país en el contexto actual.

La ausencia de estadísticas actualizadas podría ocultar los avances o desafíos más recientes en el panorama de la innovación del país, lo que dificulta que los responsables políticos, los investigadores y los líderes empresariales tomen decisiones informadas.

Es crucial adquirir y analizar los datos para tener una comprensión más precisa de la situación de la República Dominicana en términos de fomentar un entorno innovador y evitar el círculo vicioso del diseño de políticas con datos desactualizados o inexistentes.

La innovación es para todos

La República Dominicana muestra un potencial significativo en sectores como las instituciones y la infraestructura, pero se ha descuidado nuevamente en el capital humano y la investigación.

La discrepancia entre los insumos y los resultados de innovación sugiere que el país no está traduciendo sus inversiones en innovación en productos tangibles de manera eficiente.

Las fortalezas del PIB por unidad de uso de energía y el crecimiento de la productividad laboral podrían aprovecharse para el desarrollo futuro. Existe una necesidad crítica de mejorar el capital humano, la investigación y los productos tecnológicos para ascender en las clasificaciones y desarrollar su potencial de innovación.

Nuestro país muestra solidez en la productividad laboral, la eficiencia energética y ciertos aspectos de su industria creativa, pero aún nos quedamos cortos en educación, investigación y adopción tecnológica.

Las clasificaciones relativamente bajas en publicaciones científicas, patentes y gasto en software subrayan la necesidad de una inversión más estratégica en educación y tecnología para fomentar la innovación.

El buen posicionamiento del renglón Exportación de Bienes Creativos (ranking 21), demuestra nuevamente que la Estrategia Nacional de Exportación de Servicios Modernos –gestionada por el Ministerio de Industria Comercio y Mipymes, entre otras organizaciones, es una hoja de ruta a seguir en materia de impacto en la innovación local. Este mecanismo es el más democrático e inclusivo de los puntos de inversión de la política dominicana en la actualidad.

La necesidad de invertir de manera más estratégica en educación e innovación tecnológica es fundamental para fomentar un ambiente más propicio para la innovación y el desarrollo sostenible.

Pasar de invertir lo visible infructuoso a lo invisible con resultados, es la tarea crítica que las autoridades y actores de política pública deben demostrar su capacidad para detener el impacto de los diseños actuales.

REFLEXIÓN DE LA SEMANA "La innovación no tiene nada que ver con la cantidad de dólares de I+D que tienes. Cuando Apple inventó el Mac, IBM estaba gastando al menos 100 veces más en I+D. No se trata de dinero. Se trata de la gente que tienes, cómo te guían y cuánto lo consigues.". ―Steve Jobs.