Photo by Laura Ockel on Unsplash

Maggie Harrison, articulista de Futurism hace una una advertencia para los aficionados del emprendimiento: «si eres el CEO de una empresa de IA líder en el mundo, es posible que tu junta directiva no esté contenta con tus actividades extracurriculares».

Sam Altman, CEO despedido recientemente de OpenAI, la empresa de IA en rápido crecimiento en Silicon Valley, aún no sabe por qué fue expulsado de la compañía. Altman no solo fue uno de los fundadores originales de OpenAI, sino también su rostro público, haciendo apariciones en la Casa Blanca, haciendo predicciones sobre IA y asumiendo el papel de líder en la era de la IA.

SAN FRANCISCO, CALIFORNIA - OCTOBER 03: OpenAI Co-Founder & CEO Sam Altman speaks onstage during TechCrunch Disrupt San Francisco 2019 at Moscone Convention Center on October 03, 2019 in San Francisco, California. (Photo by Steve Jennings/Getty Images for TechCrunch)
Foto de archivo: Sam Altman habla en el escenario durante TechCrunch Disrupt San Francisco 2019. Foto de Steve Jennings/Getty Images para TechCrunch.

Su despido sorprendió a casi todos, incluyendo a los empleados de OpenAI, el CEO de Microsoft y al propio Altman.

Tras su despido, OpenAI emitió una declaración difusa, señalando que la junta había llegado a la conclusión de que Altman «no era consistentemente sincero en sus comunicaciones con la junta». Esto ha llevado a especulaciones sobre si Altman mintió a la junta directiva.

Según Bloomberg, antes de ser despedido, Altman estuvo recaudando fondos en Medio Oriente para una nueva empresa de chips que competiría con Nvidia. Este proyecto paralelo añadió presión a su relación ya tensa con OpenAI.

El objetivo de Altman era introducir unidades de procesamiento de tensores de menor costo (TPU) en la industria para competir con los populares chips de GPU de Nvidia. Esto no solo desplazaría a Nvidia, sino que también daría a OpenAI más control sobre su producción, lo que probablemente resultaría en productos más baratos a largo plazo.

A pesar de que el chip teóricamente reduciría los costos de producción con el tiempo, la creación de la empresa y la recaudación de fondos no serían baratas. Altman está buscando decenas de miles de millones de dólares de empresas como SoftBank, el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita y Mubadala Investment Company.

Altman también está trabajando en un proyecto secreto de hardware de IA en colaboración con el diseñador de Apple, Jony Ive. Este proyecto también fue presentado a posibles inversores en Oriente Medio antes de su despido.

Estos proyectos paralelos estarían compitiendo en el mismo mercado que OpenAI. Es posible que la junta temiera que la recaudación de fondos de Altman interrumpiera los acuerdos o atrajera la atención del gobierno, especialmente en temas relacionados con la IA y los chips.

OpenAI es una empresa con fines de lucro controlada por una junta sin fines de lucro, y en el último año ha experimentado tensiones en relación a sus principios abiertos. Las preocupaciones de seguridad en la IA han generado fricciones internas en la empresa.

Según Bloomberg, las tensiones eran evidentes entre Altman y el científico jefe de OpenAI, Ilya Sutskever. Sutskever consideraba que OpenAI, bajo el liderazgo de Altman, no prestaba suficiente atención a la seguridad y avanzaba imprudentemente. Estas tensiones llegaron a un punto crítico en DevDay de OpenAI, donde Sutskever expresó sus quejas a la junta.

Esta no es la primera vez que OpenAI experimenta conflictos debido a diferencias en seguridad de la IA. Curiosamente, Sutskever ahora ha expresado su arrepentimiento por su participación en el despido de Altman y está comprometido en reunir a la empresa.

Según Harrison, Altman respondió con tres emojis de corazón rojo. ❤️❤️❤️


Texto original redactado por Futurism.