CARLOTTI: La dualidad de progreso es un desafío que define la actualidad económica y tecnológica de la República Dominicana, a pesar de un impresionante crecimiento económico, el país se enfrenta a retos en productividad, capital humano y vulnerabilidad ante el cambio climático.

En este episodio, Mana Maná, también conocido como Arturo López Valerio, nos guiará por la primera entrega del análisis sobre el avance de las tecnología y la digitalización en el país este año 2023 destacando el impacto de estas transformaciones en la sociedad y la economía. Prepárense para un análisis profundo de cómo estos cambios están moldeando el futuro de la nación en el escenario global.

ARTURO: Parte I

En los últimos veinte años, la República Dominicana ha experimentado un notable crecimiento económico, uno de los más rápidos de la región. Este progreso se debe a una mezcla de reformas estructurales pro-mercado en la década de 1990 y a condiciones externas favorables, complementadas por políticas monetarias y fiscales prudentes que aseguraron la estabilidad macroeconómica.

Este crecimiento significativo se enfrenta a los desafíos actuales. Según el Banco Mundial, la productividad del país ha mostrado un crecimiento lento, obstaculizado por la falta de capital humano calificado para satisfacer las demandas del sector empresarial, el impacto del cambio climático y las distorsiones en los mercados clave, incluida la distribución ineficiente de las exenciones fiscales.

Se prevé que el crecimiento económico del país se desacelera para 2023, cayendo del 4,9 % en 2022 al 3,1 %. A pesar de una ligera disminución en la tasa de pobreza (21 % en 2023 en comparación con el 23 % en 2020), esta cifra sigue siendo más alta que los niveles anteriores a la pandemia. Este crecimiento no ha dado lugar a la creación de empleos de calidad en varios sectores, y la alta tasa de inflación del 8,8 % anual en 2022 ha afectado negativamente a la población, en particular a los más vulnerables.

Los datos del Grupo del Banco Mundial revelan deficiencias en el acceso a servicios básicos de calidad como la educación, la salud, el agua y la electricidad. Estos factores son esenciales para ampliar las oportunidades económicas, mejorar la movilidad económica y proteger a los sectores más vulnerables. Debido a los impactos del cambio climático y las crisis económicas, más del 40 % de los dominicanos viven en condiciones vulnerables y corren el riesgo de caer en la pobreza. La creciente exposición a los desastres naturales, que se intensificó por el cambio climático, amenaza con aumentar las obligaciones fiscales contingentes del país.

Además, las disparidades de género en el empleo y los salarios, junto con una vida laboral más corta y una mayor tasa de desempleo y roles no remunerados entre las mujeres, contribuyen a una mayor incidencia de pobreza en este grupo demográfico.

De cara al futuro, para lograr un crecimiento inclusivo y sostenible, la República Dominicana debe mejorar su productividad. Esto se puede lograr no solo aplicando la tecnología de manera efectiva, sino también a través de reformas que se centran en el fortalecimiento del capital humano, la competitividad, la innovación sin interrupciones, la eficiencia del gasto público y la resiliencia a los eventos climáticos.

Tecnología más allá de los paradigmas locales

América Latina y el Caribe lograron un progreso significativo en la resiliencia macroeconómica en las últimas tres décadas, proporcionando una mayor resiliencia contra choques como el aumento de las presiones inflacionarias, la incertidumbre mundial, el aumento de la deuda y los bajos precios de los productos básicos, junto con la convergencia de los niveles de pobreza y empleo a los niveles previos a la pandemia.

El informe «Conectividad Digital para la Inclusión y el Crecimiento» del Banco Mundial predice que el Producto Interno Bruto regional aumentará en un 2 por ciento en 2023, ligeramente por encima del 1,4 por ciento proyectado anteriormente, pero aún por debajo del de todas las demás regiones del mundo.

Se esperan tasas de crecimiento del 2,3 por ciento y del 2,6 por ciento para 2024 y 2025, respectivamente. Estas tasas, similares a las de la década de 2010, no son suficientes para lograr los avances tan necesarios en la inclusión y la reducción de la pobreza.

Países como la República Dominicana deben encontrar formas de promover la inclusión y el crecimiento, mejorar la gobernanza y construir un consenso social. Las soluciones digitales pueden desempeñar un papel crucial a la hora de abordar estos desafíos. La mejora de la conectividad digital, junto con políticas complementarias, brinda la oportunidad de fomentar sociedades más dinámicas e inclusivas.

Una década de crecimiento de las telecomunicaciones

La República Dominicana ha visto un avance significativo en el sector de las telecomunicaciones en la última década, demostrando un crecimiento sustancial en la infraestructura digital y la adopción generalizada de las tecnologías de la comunicación.

Desde 2013 hasta 2023, la población ha aumentado aproximadamente un 10%, de 9,785,000 a 10,760,028, según INDOTEL y la ONE. Durante este período, la tendencia hacia la comunicación digital se ha hecho evidente con una disminución en las líneas de teléfono fijas, de 1,095,420 a 649,875. Incluso las cuentas de televisión de pago han experimentado un crecimiento notable, de 464,929 a 737,243. Las suscripciones de telefonía móvil también han mostrado un aumento, de 9,059,820 a 10,283,652.

Los datos del Banco Mundial complementan este panorama, resaltando que, para 2021, el 85% de la población utilizaba internet, un aumento sustancial desde apenas el 4% en el año 2000. En 2022, las suscripciones de telefonía móvil alcanzaron una tasa de 90 por cada 100 personas, superando el 82% de 2020. Además, las suscripciones de banda ancha fija han visto un incremento significativo, con 10.68 suscripciones por cada 100 personas en 2022, un ascenso desde el 7.99% en 2018.

Para analizar el estado de la tecnología actual, nuestra plataforma transversal de medición debe ser el Internet, donde observamos avances más notables en el número de cuentas de acceso, que se han casi triplicado, de 3,588,024 a 10,040,356, y en el número de usuarios de internet, que ha más que duplicado, de 4,491,315 a 9,081,464.

Siempre acotamos que debemos evitar el sesgo de la política pública al abordar la métrica de cuentas de acceso al internet, porque hay muchas cuentas de acceso a internet que son utilizadas por cajeros automáticos, cámaras de seguridad y otros dispositivos electrónicos. En este sentido, las líneas de protocolo de internet (IP) han experimentado un crecimiento exponencial, de 76,008 a 496,763, evidenciando de algún modo la sofisticación los negocios a nivel de conectividad.

Este crecimiento sostenido en el acceso y uso de las telecomunicaciones muestra una rápida digitalización de la sociedad dominicana y un compromiso con la mejora de la conectividad móvil y de internet, que es esencial para el avance económico y social. El reto para las poblaciones es la asequibilidad, donde se produce el fenómeno de “brecha en el uso” entre lo físicamente factible (determinado por la capacidad de los equipos actuales) y la conectividad real observada en muchos países latinoamericanos. Alrededor del 38 por ciento de la población (240 millones de personas) vive en áreas con cobertura, pero elige no acceder a Internet, de acuerdo con GSMA.

La inversión en infraestructura de comunicaciones y la adaptación a las tendencias globales de conectividad digital están posibilitando este impresionante desarrollo y prometen continuar transformando la vida de los dominicanos.

Desarrollo digital

El mercado de servicios electrónicos en el país se enfrenta actualmente a varias tendencias y problemas importantes, incluida la aparición de nuevas tecnologías, el aumento de la demanda de servicios digitales de los consumidores y la interrupción de los modelos de negocio tradicionales.

Estas tendencias han tenido un impacto positivo en el mercado de servicios electrónicos, lo que ha dado lugar a un aumento en el crecimiento de los ingresos, la cuota de mercado y la adopción por parte de los consumidores. Se prevé que los ingresos en el mercado de servicios electrónicos alcancen los 82,65 millones de dólares en 2023, un crecimiento de un 20.7% con relación al 2022. Además, la aparición de nuevas tecnologías ha permitido a las empresas ofrecer servicios digitales más innovadores, mientras que la demanda de los consumidores ha impulsado una mayor competencia en el mercado.

En el futuro, es probable que el mercado de servicios electrónicos continúe experimentando un fuerte crecimiento. A medida que más empresas adopten servicios digitales y surjan nuevas tecnologías, es probable que la demanda de servicios digitales de los consumidores continúe impulsando el crecimiento del mercado. Además, es probable que los modelos de negocio tradicionales sigan siendo alterados, lo que resultará en una mayor innovación y oportunidades para que las empresas aprovechen la economía digital.

H- REFLEXIÓN DE LA SEMANA ( SI HAY TIEMPO)

( CARLOTTI )  

«La tecnología son ideas y las ideas no pueden ser eliminadas» .

Mustafa Suleyman, investigador y empresario británico de inteligencia artificial, cofundador y ex jefe de IA aplicada de DeepMind, una empresa de inteligencia artificial adquirida por Google.