Los proyectos de energía limpia fueron el mayor impulsor del crecimiento económico chino en 2023, con inversiones en la infraestructura de descarbonización equivalentes a la inversión mundial en combustibles fósiles, según un informe divulgado el jueves.

China es el mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero causantes del cambio climático, pero también el mayor productor de energía solar y eólica.

Al tiempo que intensificó el uso de renovables, el país aprobó en 2022 la mayor expansión de plantas a carbón desde 2015, pese al compromiso del presidente Xi Jinping de alcanzar su tope de emisiones de CO2 entre 2026 y 2030.

La inversión en sectores de energía limpia dio cuenta del 40% del crecimiento del PIB chino el año pasado, según el Centro de Investigación en Energía y Aire Limpios (CREA), de Finlandia, en un informe.

«La inversión global china creció solo 1,5 billones de yuanes en 2023, y el análisis muestra que la energía limpia responde por la totalidad de esa expansión, mientras la inversión en otros sectores, como propiedades, decreció», según el informe.

Los investigadores examinaron las inversiones en energía solar, vehículos eléctricos, eficiencia energética, ferrocarriles, almacenaje de energía, redes eléctricas, y energía eólica, nuclear e hídrica.

Esos sectores recibieron 890.000 millones de dólares en inversiones en 2023, casi equivalente a la inversión mundial en combustibles fósiles, indicó CREA.

«Sin el crecimiento en los sectores de energía limpia, el PIB de China no habría alcanzado la meta gubernamental de ‘alrededor de 5%’, con un crecimiento de solo 3% en lugar de 5,2%», agrega el informe.

«La dependencia china de los sectores de energía limpia para impulsar el crecimiento y alcanzar metas económicas clave refuerza su importancia económica y política», dijeron los investigadores. «También podría acelerar su transición energética».

Sin embargo, advirtieron que China pronto tendrá un exceso de producción en el sector y que «hay un límite a cuánta energía solar, baterías y otras tecnologías pueden ser absorbidas».

«Para continuar aumentando la inversión, la producción de tecnología limpia necesitará no solo absorber tanto capital como lo hizo en 2023, sino seguir aumentando la inversión año a año», señalaron los investigadores.

tjx/reb/aha/cwl/mas/cjc

© Agence France-Presse