El cohete Starship de SpaceX: La nave espacial Starship, destinada a viajes a la Luna y Marte, amerizó este jueves con éxito en el Océano Índico por primera vez, informó SpaceX después de un vuelo de prueba que duró aproximadamente una hora.

«¡Amerizaje confirmado!», publicó en X el equipo de SpaceX. Sin embargo, durante la retransmisión en directo del vuelo se pudo ver cómo la nave perdía piezas poco antes de finalizar su recorrido.

«Felicitaciones y muchas gracias a los extraordinarios equipos de SpaceX», escribió Gwynne Shotwell, número 2 de la empresa propiedad del magnate Elon Musk, en la misma red social.

El despegue de este cuarto vuelo de prueba de Starship tuvo lugar a las 7H50 locales (12H50 GMT) desde la base espacial Starbase de SpaceX en Boca Chica, en el extremo sur de Texas (Estados Unidos).

Uno de los principales objetivos del vuelo era lograr un regreso a la atmósfera terrestre más controlado que durante las tres pruebas anteriores, que terminaron con explosiones.

La empresa de Elon Musk desarrolla el Starship lanzando rápidamente prototipos sin carga para corregir lo antes posible los problemas encontrados en vuelo.

La nave espacial se utilizará en última instancia para transportar astronautas de la NASA a la Luna, por primera vez desde 1972.

Por ello, la agencia espacial estadounidense sigue de cerca su desarrollo.

«Felicitaciones a SpaceX por este exitoso vuelo de prueba de Starship», respondió inmediatamente el jueves Bill Nelson, director de la NASA. «Estamos un paso más cerca de regresar a la humanidad a la Luna».

El cohete se compone de dos pisos: el de propulsión Super Heavy y, por encima, el Starship, que por extensión da nombre a todo el cohete, el más grande y potente del mundo, de una altura total de 121 metros.

Unos minutos después del despegue, Super Heavy se desprendió de la nave y comenzó su regreso a la Tierra.

Luego amerizó con éxito por primera vez en el Golfo de México, anunció SpaceX.

La nave continuó su viaje hasta llegar al espacio. Después de aproximadamente una hora, volvió a entrar en la atmósfera terrestre a unos 25.000 km/h. Esta velocidad provoca una fricción que puede elevar la temperatura hasta unos 1.400°C, según SpaceX. El cohete Starship de SpaceX.

Durante su último vuelo, hace menos de tres meses, la nave también había ido mucho más allá de los límites del espacio, pero su señal se perdió 49 minutos después del despegue, mientras descendía hacia la Tierra.

Según explicó SpaceX, la causa de ese fracaso fue una pérdida de control de la orientación en vuelo debida a la obstrucción de las válvulas.

Desde entonces se han añadido varias «mejoras» al vehículo.

El primer vuelo de prueba se realizó en abril de 2023. En el tercero se llevó a cabo una prueba de transferencia de combustible, pasando oxígeno líquido de un tanque a otro dentro del cohete, según SpaceX.

Desarrollar esta función es fundamental porque para llegar a la Luna, Starship tendrá que repostar combustible una vez en el espacio, pegándose a otra nave previamente llena y que sirva de gasolinera espacial.

La NASA cuenta con Starship para su misión Artemis 3, prevista para 2026. Una versión modificada del vehículo debería entonces servir como módulo de alunizaje para sus astronautas.

Además de su gigantesco tamaño, la gran innovación de este cohete es que, en última instancia, puede ser totalmente reutilizable.

Elon Musk desea convertirlo en el principal instrumento para lograr su objetivo final: el establecimiento de una colonia autónoma en Marte, con el fin de hacer de la humanidad una especie multiplanetaria.

Sin embargo, al menos un fan de SpaceX se ha cansado de esperar.

El multimillonario japonés Yusaku Maezawa anunció esta semana que canceló una misión alrededor de la Luna en Starship con un equipo de artistas, anunciada con gran fanfarria en 2018 y llamada «DearMoon», debido a que no se sabe cuándo podría concretarse.

la/eml/dg/nn

© Agence France-Presse

Otras artículo: Meta recibe denuncias en 11 países europeos por uso de datos para la IA