En este episodio, vamos a desarrollar un tema fascinante y muy actual: La regulación de Airbnb en diferentes partes del mundo. Este es un tópico que podemos considerar una ‘Cuestión de Equilibrio’ al mismo tiempo que involucra a múltiples actores que pueden ganar o perder ante una inminente regulación de dicha plataforma.

Escucharemos a Mana Maná (también conocido como Arturo López Valerio) 😀 explicar en detalle las implicaciones y cómo afecta a los ciudadanos de zonas turísticas como del Distrito Nacional. 

Para empezar, es importante comprender por qué la regulación de Airbnb ha surgido con tanta prominencia en la agenda pública. Se trata de una respuesta a preocupaciones variadas: desde el mercado inmobiliario y la protección del consumidor, hasta la competencia justa frente a la industria hotelera. 

En ciudades donde Airbnb tiene alta popularidad, existen casos en los que el costo de la vivienda ha incrementado. Los propietarios prefieren alquilar a corto plazo en lugar de a residentes a largo plazo. Este fenómeno puede llevar a la gentrificación y a la erosión de la cultura local.

Más allá de la vivienda, la seguridad es otra preocupación importante. 
El flujo masivo e incontrolado de turistas puede desencadenar problemas de sostenibilidad local, desde la erosión de la cultura local hasta el agotamiento de recursos municipales. Las regulaciones pueden servir como un medio para mantener un equilibrio.

Es fundamental asegurar que los alojamientos cumplan con normativas de seguridad y salubridad para proteger tanto a huéspedes como a residentes locales. La industria hotelera argumenta con frecuencia que Airbnb goza de una ventaja injusta al no estar sujeto a las mismas regulaciones.

Uno de los objetivos de la regulación podría ser nivelar el campo de juego. Al regular Airbnb, los gobiernos también podrían establecer un mecanismo formal para recaudar impuestos y tasas turísticas, que posteriormente podrían ser reinvertidas en la comunidad.

La ausencia de regulación de plataformas como Airbnb puede tener consecuencias tanto positivas como negativas en la economía local.

Según un informe de Economía Digital de la firma Tabuga, se estima que los ingresos en el mercado de alquileres vacacionales (que incluye a Airbnb) alcanzarán los $113.10 millones de dólares en 2023. Con una proyección de 1.81 millones de usuarios en el mismo año, el impacto económico justifica un examen regulatorio exhaustivo.

En zonas turísticas de alta demanda, los propietarios podrían hallar más rentable alquilar a corto plazo en lugar de a residentes locales, elevando así los precios. La conversión de propiedades residenciales en alquileres a corto plazo podría limitar la oferta de vivienda para los residentes, forzándolos a trasladarse a áreas más económicas.

Los hoteles y otras formas de alojamiento que deben cumplir con diversas regulaciones podrían enfrentar desventajas, lo que podría llevar al cierre de establecimientos locales y a la pérdida de empleos en la industria hotelera.

En ausencia de regulación, los propietarios pueden evadir el pago de impuestos asociados al alquiler, reduciendo así los ingresos fiscales disponibles para infraestructura y servicios públicos.
Por otro lado, regular podría beneficiar a Airbnb al atraer a turistas que, de otra forma, no visitarían o se quedarían por un período más corto, lo cual podría incrementar el gasto en negocios locales.

La posibilidad de alquilar propiedades o habitaciones ofrece una fuente de ingresos significativa para los residentes. Es crucial que cualquier impuesto que se imponga esté cuidadosamente calibrado para no perjudicar la rentabilidad del anfitrión ni disuadir el uso de la plataforma.

Regulación es una palabra que puede asustar a muchos, pero en este caso, es una cuestión de equilibrio. Es fundamental considerar las necesidades de los residentes locales, los turistas y la economía local. Airbnb ha sido un acelerador del negocio inmobiliario que tanto aquí como en todo el mundo no fue observado de cerca hasta su aceleración exponencial reciente.

Ahora tenemos una tarea, encontrar un equilibrio, los responsables de políticas deben considerar múltiples factores, evitar escuchar una sola campana y, sobre todo, apegarse a datos y análisis confiables.

REFLEXIÓN DE LA SEMANA "Cuando fundamos Airbnb en 2008, nuestro sueño era ayudar a crear un mundo en el que pudieras pertenecer a cualquier lugar, y esa visión se ha arraigado en casi todos los países del mundo". ― Nathan Blecharczyk es un empresario multimillonario estadounidense. Es el cofundador y director de estrategia de Airbnb, y presidente de Airbnb China.