Con la primera fecha de ​ cierre ​ fiscal asomándose, los contadores en República Dominicana se alistan para guiar a empresas y particulares en este proceso. Para asegurar el cumplimiento normativo y la optimización de tareas, Alegra. com comparte aspectos cruciales que deben considerarse.

El cierre del año fiscal es el proceso mediante el cual una empresa finaliza sus actividades contables y financieras al terminar un periodo fiscal de 12 meses, que suele coincidir con el año calendario. Sin embargo, de acuerdo a lo mencionado en el artículo 300 del Código Tributario Dominicano (CTD), además del 31 de diciembre, también se podrán elegir entre las siguientes fechas de cierre: el 31 de marzo, 30 de junio y 30 de septiembre.

El proceso, que ha sido visto como tedioso y manual en el pasado, está experimentando una revolución en América Latina gracias a la adopción de tecnologías avanzadas. Según el estudio “Radiografía del profesional contable en América Latina”, desarrollado por Alegra, la contabilidad inteligente se ha posicionado como un recurso fundamental para potenciar la eficacia y exactitud en las labores contables. Esta herramienta otorga a los profesionales contables la capacidad de asumir un rol estratégico en las organizaciones al automatizar hasta el 85 % de las tareas contables diarias.

En este contexto, el software contable líder en LATAM, comparte 4 consideraciones que los contadores deben tener en cuenta para digitalizar y volver más inteligente el cierre fiscal 2023:

Automatización de tareas rutinarias: Las soluciones digitales permiten a los contadores automatizar procesos básicos del cierre fiscal, como la entrada de datos, la conciliación bancaria automática, la generación de reportes contables como: el reporte 606, 607 y 608, IT1, así como el reporte detallado de impuestos. Esto no solo ahorra tiempo, sino que también reduce significativamente el riesgo de errores humanos.

Integración de datos: La capacidad de integrar datos de diferentes fuentes es esencial para el cierre fiscal. Los contadores a menudo trabajan con información de diversas fuentes, como facturación electrónica, sistemas de gestión empresarial, bancos, entre otros, que deben poder integrarse de manera simple y rápida en un mismo lugar.

Selección de herramientas apropiadas: Los contadores deben evaluar cuidadosamente el software de contabilidad y otras soluciones tecnológicas disponibles en el mercado; buscando que se adapten a sus necesidades específicas y las de sus clientes. El cierre fiscal se presenta como un espacio que permite evaluar las necesidades de cada cliente y encontrar la solución adecuada.

Cumplimiento de obligaciones fiscales: es fundamental monitorear de forma constante las disposiciones emitidas por la DGII (Dirección General de Impuestos Internos) y estar plenamente informados acerca de las reformas fiscales en vigor. La adecuada comprensión y seguimiento de estas normativas son cruciales para salvaguardar la integridad fiscal de las empresas y evitar posibles sanciones o multas.

En el contexto del cierre fiscal, la adopción de tecnologías digitales no es simplemente una elección; constituye una necesidad esencial para los contadores modernos. Más que simplificar el proceso, la digitalización empodera a los profesionales contables, permitiéndoles ejecutar tareas con una eficiencia y calidad superiores en plazos notablemente reducidos. Así lo asegura Haydeé Cabrera, Líder Estratégica de Alegra en República Dominicana.