El nuevo avión chino de pasajeros de fabricación local debutó este miércoles fuera del territorio continental, con un viaje de exhibición a Hong Kong donde la prensa internacional lo vio de cerca por primera vez.

El C919, que hizo su primer vuelo en mayo, es crucial en los planes de Pekín de competir en la aviación con sus rivales occidentales y reducir la dependencia china de la tecnología extranjera.

El elegante avión de fuselaje estrecho, expuesto en el Aeropuerto Internacional de Hong Kong, sobrevolará el sábado el Puerto Victoria de la ciudad.

Las autoridades chinas esperan que el C919, construido por la estatal Commercial Aircraft Corp of China (COMAC), compita con modelos extranjeros como el Boeing 737 MAX y el Airbus A320.

El jefe del ejecutivo de Hong Kong, John Lee, exaltó el desarrllo del C919 y del modelo más pequeño ARJ21, también de COMAC, como «hitos importantes» en el sector de aviación chino.

«El exitoso desarrollo chino de un avión grande de pasajeros simboliza su liderazgo en la industria manufacturera del transporte», expresó Lee en una ceremonia en el aeropuerto.

China ha invertido fuertemente en este avión en busca de la autosuficiencia en tecnologías claves, pese a que gran parte de los componentes del C919 provienen de fuera del país.

El avión recibió el año pasado su certificación oficial para volar, tras más de una década en desarrollo, aunque aún no tiene compradores internacionales.

La exhibición estará abierta el miércoles a periodistas e invitados, y los dos días siguientes estarán reservados para visitas de representantes comunitarios locales.

El C919, que aterrizó el martes en la ciudad, volará el sábado dos veces alrededor de la isla de Hong Kong, si el clima lo permite, indicó el gobierno local.

hol/cwl/mas/ag/an

© Agence France-Presse