La agencia australiana de ciberinteligencia alertó el martes sobre la creciente amenaza de hackers chinos apoyados por el Estado, y aseguró que buscan «activamente» objetivos para comprometer.

La Dirección Australiana de Señales citó el grupo de ciberpiratas APT40 en una nota técnica que detalla sus métodos.

«APT40 ha atacado repetidamente las redes australianas así como redes del gobierno y el sector privado en la región, y su amenaza es continua», señala la nota.

La dirección indicó que APT40 -Amenaza Persistente Avanzada, en inglés- realizó operaciones cibernéticas maliciosas» para un brazo del Ministerio de Seguridad Estatal chino basado en la provincia de Hainan.

Agregó que APT40 buscó infiltrar computadoras viejas y olvidadas que seguían conectadas a redes informáticas importantes.

Al emplear estas computadoras para tener un «punto de entrada», fueron capaces de «rápidamente» explotar vulnerabilidades y saquear información.

«APT40 realiza activamente acciones frecuentes de reconocimiento de redes importantes en Australia en busca de oportunidades para comprometer sus objetivos», aseguró la dirección.

La atribución de ciberataques complejos al grupo responsable es difícil técnica y políticamente, e implica el riesgo de irritar a China.

«En nuestras actuales circunstancias estratégicas, estas atribuciones son herramientas cada vez más importantes para evitar actividades cibernética maliciosas», indicó el ministro australiano de Defensa, Richard Marles.

La nota de la dirección fue elaborada con aportes de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Japón, Corea del Sur y otros socios internacionales.

sft/djw/ssy/mas/ag

© Agence France-Presse