Nos sumergimos en un tema reciente que revela la frecuencia con la que las niñas en los Estados Unidos se encuentran con contenido tanto útil como dañino en plataformas populares como TikTok, Instagram, YouTube y más. Examinaremos las implicaciones de estos hallazgos y hablaremos con expertos en el campo para comprender qué se puede hacer para proteger a nuestras jóvenes en el mundo en línea.

Acompáñennos junto a Mana Maná, mientras exploramos este tema crítico. Si eres padre, educador, responsable de políticas o simplemente alguien interesado en el bienestar de la próxima generación, este episodio está dedicado a ti. Prepárate para una discusión profunda, esclarecedora e impactante. ¡Comencemos!

La salud mental es un tema que nunca está lejos de la mente de las niñas de entre 11 y 15 años en los Estados Unidos, según un estudio reciente de Common Sense Media, una plataforma de orientación parental en línea. 

Las redes sociales, en muchos sentidos una extensión de la vida cotidiana, parecen tener la misma contradicción. Las niñas de 11 a 15 años de edad se enfrentan a un alto riesgo de exposición a contenido dañino en las redes sociales en los Estados Unidos, incluidos los temas del suicidio, la autolesión y los trastornos alimenticios. 

En la vida real, casi siete de cada diez niñas informaron haber estado expuestas a contenido e información útil sobre salud mental en la vida real cada mes. Pero por otro lado, poco menos de la mitad (45 por ciento) dijeron que escucharon o vieron contenido dañino sobre el suicidio o la autolesión, mientras que poco menos de cuatro de cada diez (38 por ciento) dijeron lo mismo sobre el contenido dañino sobre los trastornos alimenticios.

El informe encontró que las niñas informan que la exposición a ambos temas es frecuente en TikTok, Instagram, YouTube, Snapchat e incluso las aplicaciones de mensajería, con más de una de cada tres niñas informando que «escucha o ven cosas sobre el suicidio o la autolesión que les molestan» al menos mensualmente en todas las plataformas, con el 15 por ciento de las chicas que usan TikTok.

Las cifras son aún más altas para aquellos con síntomas depresivos. Alrededor del 75 por ciento de las niñas que reportaron síntomas depresivos moderados a graves que usan Instagram dijeron que se encuentran con contenido dañino relacionado con el suicidio en la plataforma al menos una vez al mes. 

Esto es casi tres veces la probabilidad de que las chicas sin síntomas depresivos se encuentren con el contenido con la misma frecuencia (26 por ciento). 

Según el informe, surge un patrón similar para los usuarios de TikTok (el 69 por ciento de las niñas con síntomas depresivos moderados a graves ven el contenido dañino frente al 27 por ciento de las niñas sin síntomas depresivos), así como para las otras plataformas.

Las redes sociales también son un recurso clave para encontrar información y contenido útiles sobre salud mental, ya sea de organizaciones y autoridades establecidas o de aquellos que tienen experiencia personal de enfermedad mental. 

Aquí, podemos ver que la mayoría de las chicas en cada una de estas plataformas dicen que se encuentran con recursos útiles en las redes sociales cada mes. 

Las niñas con síntomas depresivos moderados o graves que usan las redes sociales también tenían más probabilidades de ver contenido o recursos de salud mental tan útiles al menos una vez al mes en estas plataformas TikTok (78 por ciento), Instagram (80 por ciento), YouTube (74 por ciento) y Snapchat (73 por ciento).

Al conocer datos de este tipo, nos arroja luz sobre una compleja dualidad en el uso de las redes sociales por parte de las niñas en los Estados Unidos. Mientras que estas plataformas ofrecen una fuente significativa de información útil y recursos sobre salud mental, también existe una preocupante prevalencia de contenido dañino relacionado con temas como el suicidio, la autolesión y los trastornos alimenticios. 

La disparidad en la exposición entre las niñas con y sin síntomas depresivos subraya la necesidad de una mayor supervisión, educación y colaboración entre padres, educadores, plataformas de medios sociales y autoridades sanitarias. 

Ante esta realidad latente, es imperativo encontrar un equilibrio que permita a las jóvenes beneficiarse de los aspectos positivos de las redes sociales sin exponerlas a su lado más oscuro y perjudicial. 

La responsabilidad es compartida, y todos los interesados deben trabajar juntos para asegurar un entorno en línea más seguro y saludable para nuestras jóvenes. Los actores de política pública nacionales desde la gestión de las telecomunicaciones, la salud y educación, deben conectar sus iniciativas para poder observar este mal silente que ataca a la juventud.

Medir el impacto local sería el primer paso para garantizar la producción de una población vulnerable a los efectos de la digitalización.

REFLEXIÓN DE LA SEMANA "Hay una razón válida por la que las redes sociales están vinculadas a la depresión y la soledad. Vivimos en una época en la que muchas personas pasan incontables horas al día en línea paseando por la “línea de tiempo” de los demás con envidia, arrepentimiento y poco aprecio por su propia vida".  ― Germany Kent es una periodista estadounidense de prensa y difusión, personalidad de televisión, ex reina de la belleza, actriz, empresaria, productora, filántropa y autora. Su trabajo ha aparecido en la revista INC.

Sobre Arturo López Valerio

Arturo López Valerio Arturo López Valerio es un empresario tecnológico que trabaja en el fomento de la innovación digital y la reducción de las brechas digitales para generar un impacto positivo en la sociedad. Arturo participa en el Martes Tecnológico desde 2014. Escribe y participa en mas de seis medios de comunicación, entre ellos impresos, radiales y televisivos.

Biografía  |   Contacto