Día: 4 de enero de 2024

Hyperloop, un sueño que no logra hacerse realidad

Han pasado ya doce años desde que el hyperloop, el tren ultrarrápido de Elon Musk, se empezó a investigar pero su puesta en marcha todavía no se divisa en el horizonte, pese a que varias empresas estén trabajando en su desarrollo. Este medio de transporte futurista consiste en la circulación de cápsulas presurizadas, sostenidas en el aire a través de imanes, por un tubo a baja presión, a una velocidad de hasta 1.200 km/h. El concepto, basado una vieja idea, fue recuperado en 2012 por el multimillonario Elon Musk, que alentó a varias empresas emergentes a hacer realidad su sueño, aunque sin implicarse directamente en el desarrollo del proyecto. «El hyperloop pasó por un ciclo tecnológico muy familiar en el que hubo mucha excitación» en torno a ese modo de transporte, apuntó Rick Geddes experto en política de infraestructuras en la Cornell University. «Pero resultó que era más difícil de desarrollar de lo que se pensaba». Último acontecimiento en esta carrera de fondo: Hyperloop echó la llave, según la agencia Bloomberg. Esta compañía muy activa desapareció de los radares y ni su dirección ni su accionista principal respondieron a las preguntas de la AFP. Financiada durante un tiempo por Richard Branson, fundador del grupo Virgin, Hyperloop One hizo varias pruebas en el desierto de Nevada a 387 km/h. En noviembre de 2020, transportó a pasajeros por primera vez, alcanzando tan solo los 172 km/h. Más discreta, la canadiense TransPod también estudia desde hace años una línea de transporte de pasajeros y de mercancías ligeras entre Calgary y Edmonton, a unos 300 km de distancia, en el oeste de Canadá. Un proyecto evaluado en casi 18.000 millones de dólares estadounidenses que Sébastien Gendron, cofundador y presidente ejecutivo de TransPod, espera que empiece a funcionar «antes de 2035». La compañía ya ha […]

Telefónica despedirá a hasta 3.421 empleados en España tras acuerdo con sindicatos

El gigante español de las telecomunicaciones Telefónica anunció este miércoles que llegó a un acuerdo con los sindicatos para despedir a hasta 3.421 trabajadores en España, en el marco de una serie de medidas para sanear sus cuentas. Los recortes de plantilla deberían producirse en el primer trimestre de 2024 y afectarán principalmente a los empleados que tengan 56 años o más este año y que lleven al menos 15 años trabajando en la empresa, explicó Telefónica en un comunicado. El antiguo monopolio estatal calcula que el plan de despidos costará unos 1.300 millones de euros (1.400 millones de dólares) antes de impuestos y generará un ahorro anual promedio de unos 285 millones de euros a partir de 2025. La mayor empresa española de telecomunicaciones emplea a unas 16.500 personas en su país de origen, pero su plantilla mundial supera los 100.000 trabajadores. Está presente en 12 naciones, entre ellas Brasil, Reino Unido y Alemania. Los recortes son menos importantes de lo previsto inicialmente, ya que los sindicatos advirtieron en diciembre que Telefónica pretendía suprimir cerca de 5.100 puestos de trabajo en España. Telefónica también anunció el miércoles que alcanzó un acuerdo con los sindicatos para un nuevo convenio colectivo, con vigencia hasta 2026 y prorrogable un año más, «con el objetivo de avanzar hacia una compañía más digital, flexible y preparada para los desafíos futuros en un contexto altamente competitivo y de profunda transformación». Varias empresas europeas de telecomunicaciones, entre ellas BT y Vodafone, anunciaron recortes de plantilla este año para hacer frente a la intensa competencia en un mercado cada vez más barato que se enfrenta a nuevas tecnologías como la inteligencia artificial. Al igual que la mayoría de sus pares europeos, Telefónica se enfrenta a un pesado endeudamiento, debido en parte al elevado coste de la implantación […]

Foto de Kenny Eliason en Unsplash

Amnistía Internacional acusa a India de emplear spyware para vigilar periodistas

El gobierno indio empleó recientemente el programa de espionaje cibernético Pegasus contra periodistas de alto perfil, denunciaron el jueves Amnistía Internacional y el diario Washington Post en una investigación conjunta. El spyware Pegasus, creado por la firma israelí NSO y vendido a gobiernos en todo el mundo, puede ser empleado para acceder a mensajes telefónicos y de correo electrónico, escuchar llamadas, rastrear la ubicación e incluso filmar al dueño con su cámara. Según Amnistía Internacional, los periodistas Siddharth Varadarajan, de The Wire, y Anand Mangnale, del Proyecto de Información sobre Crimen Organizado y Corrupción, fueron blanco del spyware en sus iPhones. «Nuestros últimos hallazgos muestran que cada vez más periodistas en India enfrentan la amenaza de vigilancia ilegal solo por hacer su trabajo, junto a otras herramientas de represión como encarcelamiento bajo leyes draconianas, campañas de desprestigio, hostigamiento e intimidación», declaró Donncha O Cearbhaill, director del Laboratorio de Seguridad de Amnistía. El gobierno indio no respondió de inmediato a la denuncia, pero en 2021 negó denuncias similares de que había empleado el spyware Pegasus para vigilar a adversarios políticos, activistas o periodistas. La prensa india informó en noviembre de que la unidad de ciberseguridad del país investigaba denuncias de políticos opositores sobre intentos de espionaje telefónicos tras recibir avisos de sus iPhones sobre «atacantes patrocinados por el Estado». En ese caso, el ministro de Información y Tecnología, Ashwini Vaishnaw, dijo que el gobierno estaba «preocupado» por las denuncias. bur-mca/cwl/mas/dga/cjc © Agence France-Presse